Bienvenidos a este blog dedicado a todos los moredanos, su objetivo principal es entretener a cuantos lo lean, refrescar la memoria a los que vivieron esta época, a los que añoran su tierra porque viven lejos y a nuestros nietos y jóvenes que no conocen como era la vida aquí antiguamente.

Cualquiera que se anime puede colaborar y ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro correo electrónico moreda.mipueblo@gmail.com

Juegos de niños

En los tiempos que yo me criaba si se jugaba, las calles sin asfalto, sin coches y llenas de niños jugando.

Nos pasábamos el día jugando, los juegos de las niñas normalmente más tranquilos que los de los niños estaban en su mayoría amenizados por canciones. Jugábamos a la comba, al pilla pilla, al escondite, a la rueda.

Para jugar al pilla pilla cantábamos esto:

Hay que miedo me da
de pasar por aquí,
si la bruja estará
esperándome allí.
Esperándote estoy
con la luz del candil,
si te pillo y te mato
tú serás para mí.

Y salíamos todas corriendo

****

Otra variedad del pilla pilla era jugar a los pollicos.
Una niña era la madre a la que le habían quitado los pollitos y mandaba a una queera la que se la quedaba a que buscara a los otros que habían salido corriendo y cantaba así:

Allá va mi gavilán
con cinco uñas de gato,
como no me traigas carne
las orejas te las saco.

La que se la quedaba iba en busca de los pollicos y tenía que traerselos todos a la madre el primero que pillaba era el que se la quedaba en la próxima ronda.

Para jugar a la rueda se cantaba así:

El patio de mi casa
es particular,
cuando llueve se moja
como los demás.
Acáchate y vuélvete acachar
y veras las sardinas
Nadando por el mar.
H, Y, J, K, L, LL, M, A
que si tú no me quieres
otro gallo me querrá.
Chocolate, molinillo
Corre, corre, que te pillo.

A la ruea, a la ruea
de chuchurumbea
ni caga, ni mea,
ni come pan duro
que se sienten las niñas de culo.

Saltando a la comba se cantaba así.

Al pasar la barca
me dijo el barquero
las niñas bonitas
no pagan dinero.
Yo no soy bonita
ni lo quiero ser
porque las bonitas
se echan a perder.

Soy la reina de los mares
y ustedes lo van a ver,
echo la chinita al agua
Y la vuelvo a recoger.

Para echar a suertes se decía así.

San Juan de Villanaranja
lo bien que fuma,
lo bien que canta.
Tiene la barriga llena
de vino tinto,
de vino azul.
¿Aquién salvas tú?,
al niño Jesús
que está clavado en la Cruz
amén Jesús.

A las prendas.

Al ton, al ton, al ton pirulero.
cada cual, cada cual, que aprenda su juego.
y el que no lo aprenda, pagará una prenda.

A la flor del romero

Este juego consistía en que dos jóvenes se cojían de la mano y ponían las manos en alto haciendo un puente y las demás iban haciendo lo mismo y pasaban por debajo de las primeras y cantaban esta canción, y así nos pasábamos horas jugando.

A la flor del romero romero verde
si el romero se seca ya no florece
ya no florece ya a florecido
la vergüenza de los hombres ya se ha perdido,
de las mujeres no digo nada
que se van con los hombres de madrugada.
A la flor del romero romero verde.
Se repite lo anterior