Bienvenidos a este blog dedicado a todos los moredanos, su objetivo principal es entretener a cuantos lo lean, refrescar la memoria a los que vivieron esta época, a los que añoran su tierra porque viven lejos y a nuestros nietos y jóvenes que no conocen como era la vida aquí antiguamente.

Cualquiera que se anime puede colaborar y ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro correo electrónico moreda.mipueblo@gmail.com

SAN GREGORIO

San Gregorio es el segundo patrón de Moreda, su festividad se celebra el día 9 de mayo. Moreda venera a San Gregorio desde hace mucho tiempo, antiguamente había un grupo de mayordomos que organizaban su fiesta, hacían altares en sus casas para recibir al santo, amasaban roscos y los repartían entre los vecinos.

Hoy se sigue celebrando pero de una forma más sencilla, aunque desde el año pasado y gracias al empeño de nuestro párroco D. José María Porcel se han vuelto a retomar con fuerza. Las panaderías del pueblo elaboran los roscos de San Gregorio, estos roscos se hacen solamente para este día, en la eucaristía el sacerdote los bendice y se reparten entre familiares y amigos, también es tradición colgar del brazo del santo una gran rosca que conserva todo el año. A continuación se lleva en procesión por las calles del pueblo hasta las afueras, allí los hombres lo levan a través del sembrado hasta el llamado “peñón de San Gregorio”, colocan la imagen en la piedra mirando a las cuatro direcciones para que bendiga los campos y no falte el pan en este pueblo humilde que vive de la agricultura.

Con cohetes y vivas a San Gregorio se encierra en su capilla hasta el año que viene.


Dulces típicos de Semana Santa

La Semana Santa es una fecha en la que las mujeres de nuestro pueblo se esmeran en la elaboración de dulces caseros típicos, como los roscos de huevo y los borrachuelos que aquí en Moreda se hacen como en ninguna parte.
Aquí tenéis las recetas de las abuelas, para que no se pierda esta tradición.  

ROSCOS DE HUEVO 
Por cada huevo se le echan:
3 cucharadas de leche.
3 cucharadas de aceite tostado y frio.
3 cucharadas de azúcar.
Una gaseosa de papelillo por cada huevo.
Una copilla de aguardiente.
Raspardura de limón.
La harina que admita, pero con cuidado de no dejar la masa dura.

Para saber cuando el aceite está en su punto se echa un trozo de pan y cuando está frito se aparta el aceite.
La masa debe estar tierna, se mojan los dedos en aceite y se hacen los roscos. Los vamos friendo en aceite de girasol que no esté muy fuerte.
Una vez fritos se pasan por un plato con azúcar y los dejamos enfriar.

BORRACHUELOS
Un kilo de harina.
Un vaso de aceite de oliva tostado.
Un vaso de vino blanco.
Una copilla de aguardiente.
Raspadura de dos limones.
1 sobre de levadura.
1 cucharada de canela.
Matalauva (Se tuesta un poco la matalauva pero sin quemarla porque amarga).

Con todos esos ingredientes hacemos la masa.
Vamos haciendo unas tortas y formamos los borrachuelos.
Se frien en aceite de oliva.
Una vez fritos se pasan por azúcar.

CURIOSIDADES.
Cuando la masa está hecha se realiza una especie de ritual que las madres van enseñando a sus hijas. Se forma con la masa un pan y con la mano se le hace una cruz en el centro mientras se dice: "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén".
Se repasa con la mano varias veces esa cruz diciendo: "Crece masa como en la Virgen creció su gracia, tarda masa en subir como la Virgen tardó en parir". Con tres dedos se hacen tres agujeros en la masa, que son las tres personas de la Santísima Trinidad, luego se tapa con un trapo y se deja reposar unos 10 minutos.

Cuando éramos pequeñas, como no había tantos dulces como ahora, cuando las madres hacían los roscos y los borrachuelos, no podíamos esperarnos a que se enfriaran y nos los comíamos calientes, y luego nos dolía la barriga.

Trabalenguas

Trabalenguas, con un poco de picardía.
A ver quien los dice sin equivocarse.

De un hoyo saltó un pollo
y le picó a mi madre
en la punta del codo del brazo
y yo le dije:
¡Pícaro pollo, picaronazo!
¿Por qué le picaste a mi madre
en la punta del codo del brazo?

*****

Tenga ustéd este sacristán
y le da bien de cenar,
pan y vino, vino y pan,
ajo carajo, gorgoritas de ajo,
oño madroño, perejil y salsa de congrio.
Los quijones del Obispo,
los cajones de la mar.
¡Que quijones, que cajones,
que quijonazos tendrá!

*****

Por la ventana del patio
le enseña la chacha el choto al chacho,
y el chacho dice:
¡Vaya choto que tiene la chacha!

Anécdotas antiguas de vecinos de Moreda

Esto anéxdotas que contamos aquí son verdaderas.

Manolo tenía una tienda de ultramarinos en el pueblo y vendía de todo. Un día llegú una clienta muy habitual, Josefica y como iba de prisa le dijo al tendero: Tocino, dame dos pesetas de Manolo que se van los escardaores.
Un hombre que había en la tienda le preguntó a Josefica: ¿Señora que clase de comida es esa?
La equivocación sirvió de risa, y se ha quedado como anécdota en el pueblo.

******

Antiguamente los novios pelaban la pava en las ventanas, se hablaban muy callandico, boca con oreja. Hablándose tan cerquita, José no se dió cuenta que su novia estaba más sorda que una tapia. Un día se la encontró por la calle, ella iba a la tienda y él iba al pilar viejo a darle de beber a los mulos.
Para saludarla  le dijo a su novia:
- Adios prenda
Ella le contestó: - A por chocolate a la tienda.
El dice: - Si es que adios prenda.
Ella contesta: - Pa mi madre que está mala.
El le dice: - Que te vayas a la mierda.
Ella le contesta: - Quédate con Dios hombre.

******

Cuentan que se fue uno a la mili y no debía de ser de Moreda porque no era muy espabilado. Todos los días formaban en el patio haciendo la instrucción "izquierda, derecha, izquierda, derecha. El se hacía un lio y no sabía que pie tenía que echar, se equivocaba de paso y confundía también a los otros soldados.
Los más altos mandos ya cansados de que diariamente les fastidiara la marcha pensaron en ponerle una bota blanca y otra negra y cuando hacía instrucción le decían: la blanca, la negra, la blanca, la negra.

******

Cuentan los mayores que había en Moreda un matrimonio Luís y Trinidad. El marido se fue a echar la temporada de siega y dejó a su mujer sin un real. Pasado un tiempo cobró parte de la siega y le escribió una carta a su mujer en ella le mandaba un duro y veinte reales y le decía:
"Trinidad, esto es para que comas y te laves".
Ella le contestó: "Luís como te fustes a segar y me dejaste sin un cuarto, he tenido que alquilar la cueva de tu lagarto".

******

Me han contado que un moredano, Miguel fue por primera vez a Granada, le habían dicho algunos que como era la primera vez que iba, le iban a dar las cagarrutas en la capital pero él se reía pensaba que Granada sería como su pueblo pero más grande. Una mañana se fue y cuando se bajó del tren fue a cruzar la calle y no había manera nada más que pasar coches y coches se paraba donde había gente para cruzar y veía a la gente esperando y el seguía andando, se paraba donde veía otro grupo de gente los veía esperando y el seguía andando, buscando donde cruzar. Harto ya de andar se para y pregunta:
¿Aquí cuando pasan los de mi pueblo?.
Un hombre le contestó: Cuando se ponga verde.
Y el moredano contestó: ¿Verde? si lo que estoy ya es morao.
Aquí ya comprendió que eran las cagarrutas.

Cancioncillas antiguas

Ayer tarde en el paseo, una señora,
rompió con su sombrero, una farola,
al ruido de los cristales salió el revisador,
¿Quien ha sido esa señora, que ha roto ese farol?
Señor revisador, que yo no he sido,
que ha sido mi sombreoro, por atrevido.
Si ha sido su sombrero, una multa pagará,
pa que sepa su sombrero, a otra vez por donde va.

****

Una pulga, un ratón y un escarabajo viejo tachí, tarataachín,
se pusieron a jugar en la puerta de un estanco tachín, tarataachín,
el ratón como es tan pillo se fumo todo el tabaco tachín, tarataachín.

****

Dicen que la Sebastiana tiene siete colchones para dormir,
por que dice que los ratone se le metieron por la nariz
y la pobre la Sebastiana se volvió loca de no dormir.

****

Una vieja regando su, su, suru, su, su, su jardinito,
en la oreja derecha le, le, lere, le, le, le picó un bicho,
el doctor que la ha visto le, le, lere, le, le, le ha recetado,
que se lave la oreja con, con, coron, con, con, con bacalado.

****

Mama concha como era tan peluca,
le gustaban los terrones de azúcar
y su padre le decía claramente,
no me saques los pelillos de la frente.
Mama concha, que me muero,
avisarle a los bomberos,
aguas que no has de beber
déjalas correr, déjalas correr.

****

Ya está está el pájaro verde puesto en la esquina,
esperando que llegue la golondrina,
el pájaro verde ya ha llegado,
y la golondrina ya se ha marchado.
Yo no soy golondrina que soy muñeco
que cuando voy a misa me pongo hueco,
y si me pongo hueco es porque quiero,
por que la chacha mia tiene dinero,
y si lo tiene que me lo enseñe
para comprarme un vestido de seda verde,
yo no lo quiero verde que es encarnado
para meterle fuego a lo morado.

****

Cancióncilla que se canta a las golondrinas e imita el parloteo que hacen.

Golondrina que hilaste
y en marzo no lo curaste,
y ni en marzo ni en abril,
y anduviste por aquí, por allí
y a la noche curruchiiiiiii.






Golondrina, golondrina,
tu que vas cruzando el mar,
dale un abrazo a mis padres
que allá en la Argentina están.

Y si tu los ves que lloran
tu les debes consolar
diles que aquí en nuestra España
nunca les podré olvidar.

Golondrina, golondrina,
tu que vas cruzando el mar.

Que bonitas, que bonitas
que son las olas del mar
cuando voy en mi barquilla
que unas vienen y otras van.

Los luceros y la luna
resplandecen sobre el mar
y yo sigo navegando
con este alegre cantar.

****

Paso el río, paso el puente,
siempre te encuentro lavando,
y con el agua te entretienes
y a mi me vas olvidando.
En el lavadero te he visto lavar
y me pareciste sirena del mar.

Canciones para jugar

Estas son algunas de las canciones, que cantábamos cuando éramos niñas, como no teníamos televisión ni ordenadores, pasábamos el día jugando a la comba, al pilla pilla, al escondite, a la rueda y todos los juegos tenían sus canciones.

Para juagar al pilla pilla cantábamos esto:

Hay que miedo me da
de pasar por aquí,
si la bruja estará
esperándome allí.
Esperándote estoy
con la luz del candil,
si te pillo y te mato
tú serás para mí.

Allá va mi gavilán
con cinco uñas de gato,
como no me traigas carne
las orejas te las saco.

Para jugar a la rueda se cantaba así:

El patio de mi casa
es particular,
cuando llueve se moja
como los demás.
Acáchate y vuélvete acachar
y veras las sardinas
Nadando por el mar.
H, Y, J, K, L, LL, M, A
que si tú no me quieres
otro gallo me querrá.
Chocolate, molinillo
Corre, corre, que te pillo.

A la ruea, a la ruea
de chuchurumbea
ni caga, ni mea,
ni come pan duro
que se sienten las niñas de culo.

Saltando a la comba se cantaba así.

Al pasar la barca
me dijo el barquero
las niñas bonitas
no pagan dinero.
Yo no soy bonita
ni lo quiero ser
porque las bonitas
se echan a perder.

Soy la reina de los mares
y ustedes lo van a ver,
echo la chinita al agua
Y la vuelvo a recoger.

Para echar a suertes se decía así.

San Juan de Villanaranja
lo bien que fuma,
lo bien que canta.
Tiene la barriga llena
de vino tinto,
de vino azul.
¿Aquién salvas tú?,
al niño Jesús
que está clavado en la Cruz
amén Jesús.

A las prendas.

Al ton, al ton, al ton pirulero.
cada cual, cada cual, que aprenda su juego.
y el que no lo aprenda, pagará una prenda.

A la flor del romero

Este juego consistía en que dos jóvenes se cojían de la mano y ponían las manos en alto haciendo un puente y las demás iban haciendo lo mismo y pasaban por debajo de las primeras y cantaban esta canción, y así nos pasábamos horas jugando.

A la flor del romero romero verde
si el romero se seca ya no florece
ya no florece ya a florecido
la vergüenza de los hombres ya se ha perdido,
de las mujeres no digo nada
que se van con los hombres de madrugada.
A la flor del romero romero verde.
Se repite lo anterior

Felicidades en el día de tu Santo

Cuando yo era niña no había tanto dinero como ahora para hacernos regalos, los cumpleaños no se celebraban y el día de nuestro santo nos regalaban las amigas una tarjeta que valía dos reales y nos poníamos tan contentas, detrás poníamos un verso.
Algunos que recuerdo:

Como eres tan bonita
y tus ojos brillan tanto,
por eso te felicito
en el día de tu santo.

En el mar están las olas,
en la tierra las montañas
y en la cara de mi amiga,
está la gracia de España.

Una paloma va volando,
a llevarte una postal,
y yo me quedo pensando
que tú te mereces más.

En una jarra de oro,
metí la mano y saqué,
el corazón de mi amiga
que nunca lo olvidaré.

Dos claveles en el agua,
no se pueden marchitar,
y dos amigas que se quieren
no se pueden olvidar.

Por ser la primera postal
que de mis manos recibes,
guardala en tu corazón
para que nunca me olvides.